Me vuelvo a reconciliar conmigo.

Hace mucho tiempo decidí que la primera persona de la que me tenía que preocupar era de mí misma. Y puede que unas veces me olvide de promesas que he hecho, pero tengo esa tan a fuego que siempre estoy ahí preocupándome por mí aunque a veces se me olvide eso mismo. Y no pretendo que todos hagan lo mismo con ellos, las decisiones que asumen también son perfectas, pero me quiero y me respeto tanto como para no querer ni respetar a los que no lo hacen con mi decisión. Ya lo decía Samantha Jones en Sexo en Nueva York: “Te quiero, pero me quiero a mí más, y llevo queriéndome y mimándome 24 años y he de trabajar en esa relación para que siga así”. Y es algo que debo recordarme de vez en cuanto para seguir asumiendo que tengo millones de fallos, que a veces no me soporto, pero que eso me hace humana y me compensa todos los errores que he cometido y que pienso seguir cometiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s