La M antes del huracán

Baluarte

Hay veces en la vida en que se te presentan situaciones donde se plantean cuestiones tipo ¿Qué es la felicidad? Y, por consiguiente, ¿Qué es lo que a ti te hace feliz?

La tranquilidad, he escuchado. También lo es para mí.

Hace ya un tiempo en que empecé a escucharme, y cuanto más me escuchaba, más me conocía. Conocerte es importante, simplemente porque te enseña a ver quién eres y lo que puedes lograr. Simplemente eso.

En mi caso: he aprendido a escapar sola, a sobrevivir conmigo misma, a estar en situaciones límite o a vivir cosas que no me gustaría que se repitiesen. Lo que soy, lo que tú eres ahora, es eso, resultado de tus decisiones.

Puede que no te des cuenta en este momento, a mí me ha llevado tres años madurar esta reflexión. Y con todo esto he aprendido a conocerme.

Sé que hay muchas formas de vida. Elige la tuya. Y solo podrás elegir cuando hayas vivido diferentes. No seas un autómata. No lo seas, por favor. No seas alguien que no conoce, que no experimenta, que no sufre, que no lucha por ser feliz, que no es libre. No seas alguien que no es libre. La libertad es decidir, y solo decides cuando conoces.

Yo por ejemplo, con 22 años, he aprendido una cosa muy básica, que es que no me gusta salir de fiesta, que ya hay que tener cojones, me dirá más de uno. ¿Lo he hecho? Sí. Pero era algo que hacía por inercia, sin prestarle ninguna atención. Y esto no quiere decir que no quiera volver a hacerlo. Es solo que en ese proceso de conocimiento, he aprendido también de mí que me gusta hacer cosas que me gustan. Vaya simpleza. Y eso no me gustaba. No me hacía feliz salir de fiesta, y, por tanto, ¿por qué debería ser mi única opción?

En el otro extremo, sí que habrá gente a la que le haga feliz y disfrute haciéndolo, y me alegro por ello.

Pero también conozco muchos casos donde lo hacen sin motivación alguna, solo porque es lo que se hace siempre o porque todos lo hacen, solo porque se ha impuesto esa cultura en mi generación. Y eso no me gusta, qué queréis que os diga.

No te conformes, por favor. Sé valiente y decide.

Dentro de todo este tipo de suposiciones, también cabe la posibilidad de que yo sea el gatete raro de la manada, que también puede ser. Hace un montonazo de tiempo (hablo de cuando pasábamos imágenes de fotolog por infrarrojos) me acuerdo que le dije a alguien que, de entre cuatro fotos, esa era mi favorita, una donde ponía una frase tipo: eres raro, o no seas igual que los demás o algo así… y esa persona me respondió que no, que ella prefería una que hablaba de amor o que tenía un corazón (perdonad mi memoria, pero estamos hablando de la era infrarrojos). Pero os juro que eso ha trastocado mi vida desde entonces.

¿Cómo puede querer alguien no ser diferente? Y, por consiguiente, ¿Cómo se puede querer hacer o ser como lo hacen o son los demás?

Si de algo estoy orgullosa en la vida es de mi yo de 12 años.

Ya en ese momento hice una elección: no ser igual que esa persona, no elegir ese camino, no ser un autómata, molestar, no ser encasillada, no ser alguien de quien se espera algo. Sobre todo porque ni yo misma sé lo que va a cambiar mañana.

Si fuese normal… ¿qué me haría especial?

Anuncios

Un comentario sobre “Baluarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s