La M antes del huracán

Ser músico en Semana Santa

Se acerca, lo llevamos esperando más tiempo del que podríamos admitir, y yo inauguro la Semana Santa con: SER MÚSICO EN SEMANA SANTA Y NO MORIR EN EL INTENTO: El decálogo. (El título no daba para más).

Este 19/3 hace 10 años (ya 11) que estoy en esta locura metida hasta el cuello,  y ya con total conocimiento de causa (escribir esto el primer año es inconcebible) y habiendo pasado por mil y una peripecias, aquí están los 10 puntos imprescindibles si quieres sobrevivir y parecer persona normal al mismo tiempo si es semana santa y eres músico.

1. El primer punto y más importante es adquirir un buen par de zapatos de esos de 24 horas. Sí amigo, estoy contigo, tienen todas las pegas del mundo: no, no duran 24 horas ni de coña, son feos hasta decir basta, cuando los pies están hinchados entras en ellos malamente. PERO TIENEN UNA VENTAJA. UNA VENTAJA MUY GRANDE: Cuando te quejes de lo mucho que te duelen los pies, tu madre no podrá reprocharte nunca eso de: “Es que con esos zapatos que llevas”, “Las manoletinas no tienen suela”, “Eso no son zapatos ni son ná”. Y seamos sinceros, bastante tenemos en Semana Santa con procesiones y botellines como para tener que soportar los reproches de calzado de nuestra madre.

2. Trombocid. No, no es ni locurote ni nos hemos comido el pepino que venía en el gin tonic, no. Hazte con un trombocid. Los pies el Miércoles Santo por la noche no son los mismos que los que tenías el lunes, y eso es así, acéptalo. Y lo necesitarás, amigo. Lo necesitarás.

3. Gel calmante. Esto es lo mismo que el punto anterior pero derivado a pantorrillas y gemelos. Venden en mercadona, y teniendo en cuenta la salud de mierda con la que uno acaba, no, no sale caro, sale a devolver.

4. Ibuprofeno: Sí. No solo funciona cuando te duele la cabeza a morir o cuando tienes la regla. Si ingieres un ibuprofeno de 400 antes de una procesión y antes de que llegue el dolor de cabeza de la resaca, parecerá que otra vez es Domingo de Ramos y que nada malo ha pasado. Puedes hacer eso o pensar dos veces antes de beberte ese último botellín, y los dos sabemos que eso no va a ocurrir, ¿verdad?

5. No te pintes como una puerta. (Vale, sí, esto es un punto para chicas con conocimiento de causa.) Piensa antes en ese #Vine en que una mujer llega con kilos de maquillaje a una piscina y alguien le pregunta ¿por qué vas pintada como una puerta si vienes a bañarte? O algo así. Pues aquí más o menos lo mismo. De verdad que no queremos Drag queens en un acto medio serio, de verdad que no. Y todas sabemos que si el pintalabios no desaparece del todo cuando despiertas al día siguiente de salir de fiesta aunque te hayas desmaquillado por la noche, unas toallitas mierders de bebé no van a obrar el milagro. ¿Es que nadie piensa en los niños?

6. Compra un buen corrector de ojeras. Porque sí. Porque te va a hacer falta Y LO SABES. Pero sobre todo, ÚSALO. – Ministerio del interior, gobierno de España, lea las instrucciones de este medicamento y consulte al farmacéutico –.

7. Acuéstate a una hora razonable. El mundo no está preparado para afrontar a la vez un madrugón, haber quedado a las 8 a. m. para dar mil vueltas en pasacalles, sin café, con tu labio hinchado de la procesión de la noche anterior y con tu cara de haber dormido dos horas. No. Stop desahucios.

8. Cambia los 50 botellines por un buen gin tonic (o cualquier bebida espirituosa a la que tengas devoción): tu cuerpo te lo agradecerá, te sentirás menos tentado a pedir una segunda copa porque tu economía seguirá temblando antes y después de pedirla, y la marca de pintalabios (antes quedamos en que nada de pintalabios pero todos sabemos que no vamos a hacer caso) queda fabulosa en una copa de balón con mucho hielo, lo que a la vez hará que hagas unas fotos de postureo mucho mejores que la media y tu Instagram mejore en calidad de colores. Lo de la camisa fuera del cinturón y el olor a cerveza podrida es muy de 2004. Believe me.

9. NUEVE Y MÁS IMPORTANTE. ATENTO A ESTO. PUEDE SALVAR VIDAS.

8 horas de procesión, pero sobrevivirás aunque los bolsillos de la chaqueta del uniforme estén a punto de estallar. Necesitaremos:

a) llaves, en algún momento tendrás que volver a casa;

b) móvil, hay que hacer fotos para instagram/ snapchat/ facebook para darte apoyo moral; 

c) PAÑUELOS, nadie lleva y luego todo el mundo necesita;

d) cañas de sobra, si eres de los que sigue pagando el plus en el instrumento de madera y no te sirves solo de una simple boquilla;

e) papel de hacer la permanente, exacto, papel de fumar NO, a no ser que quieras filigranas pastosas alrededor de la boca que acrecienten la raja de los dientes;

f) paquete de chicles de la menta que más pique, entre marcha y marcha tenemos que reanimar la boca, créeme, funciona (y por suerte tenemos pañuelos para volver a tirar chicles);

g) tabaco y mechero, si eres fumador obviamente, pero mechero sobre todo, nunca se sabe cuando te vas a poder escapar a respirar 5 minutos y no puedes desperdiciarlo buscando algo que ya se inventó hace millones de años;

h) dinero, por una sencilla razón: en cuanto veas un chino abierto va a haber escapada de media banda a comprar chucherías, y te sentirás como un perrito abandonado si no llevas ni un centavo en el bolsillo;

i) linterna de pinza, hazlo, gástate el dinero, la marcha más chunga siempre llega en el pasaje donde no hay luz, y tampoco confíes en la humanidad, sería muy fácil que la gente te alumbrase con el móvil, pero no lo hará;

j) bálsamo labial, hace la misma función que el chicle, te lo tendrás que quitar nada más empezar a tocar, pero te salvará la vida como el cinturón de seguridad;0

 h) LAS GAFAS DE SOL, en este punto solo te quedan hacer dos cosas… o vuelves al punto 7) o te plantas las gafas de sol, que, créeme, parecen también parte del uniforme cuando ves al 98’8% de la banda con ellas y comentando que ‘póbrecicos’ el 1’2% restante a los que se le ha olvidado esa maravilla divina. NO LAS OLVIDES.
Y ya creo que no me dejo nada… Sí, entre marcha y marcha para hacer todo esto vas a tener que correr más que cuando notas que suena el himno y tú estás a tres calles de la banda, pero llegarás y merecerá la pena, siempre lo hace.

10. Y última, alquila sonrisa: porque todos sabemos que aunque nos quejemos como si no hubiese un mañana solar maya, disfrutamos de la Semana Santa más que el 95% de la media de la población, porque no cuenta la cantidad sino la calidad del tiempo que aproveches, Y ESO ES ASÍ.

Y mucha agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s